Automoción y movilidad sostenible

En el sector de la automoción, la sostenibilidad y la innovación son elementos clave para la recuperación económica tras la crisis sufrida por el coronavirus. Existe una tendencia creciente dirigida a avanzar hacia una movilidad del futuro más sostenible, respetuosa con el medio ambiente y que aboga por impulsar el vehículo eléctrico.

Los objetivos perseguidos a medio y largo plazo son claros, la descarbonización del parque automovilístico, la reducción de emisiones de Co2, el desarrollo y la producción de vehículos eficientes en combustible y acelerar el mercado del vehículo eléctrico. Para ello, deviene fundamental la colaboración entre las administraciones, los fabricantes, empresas del sector y otras compañías tecnológicas y de telecomunicaciones.

En la actualidad, las infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos tanto públicas como privadas son escasas y los incentivos para la transición de vehículos alternativos como híbridos eléctricos o híbridos enchufables no están suficientemente dotados. A ello se suma la burocracia administrativa, que tampoco favorece una transición ordenada e inclusiva hacia la movilidad sostenible.

En definitiva, son numerosos los desafíos a los que se enfrenta el sector automovilístico, pero al mismo tiempo, es una oportunidad de crecimiento incuestionable que se podrá alcanzar a través de la colaboración de todas las partes implicadas en el sector y proyectos disruptivos que avancen hacia una nueva movilidad más eficiente.