La covid y las pautas de consumo

El año 2020 marcó un antes y un después en la vida de todos debido a la aparición de una pandemia de unas dimensiones a las que creíamos que nunca volveríamos a enfrentarnos. Esto hizo que determinados conceptos como confinamiento, distancia social, teletrabajo, entre otros se hicieran cotidianos y se incluyeran en nuestra forma de vida. La pandemia con el tiempo, por supuesto, se superará como ya pasó en otras, pero hay cambios que han llegado para quedarse en muchos casos.
En el sector del consumo no es diferente y muchos de los cambios que se han producido van a perdurar debido a que mejoran la productividad de las empresas y, además, son deseables desde el punto de vista de los consumidores. Por supuesto, este cambio no ha surgido de repente solo por la pandemia, pero sí es cierto que esta lo ha acelerado y ha hecho que se avance mucho más rápido. Desde el surgimiento de Internet con las redes sociales y todas las nuevas formas de comunicación, los hábitos de los consumidores se han orientado, cada vez más, hacia el mercado online para satisfacer sus necesidades, pero los datos dicen que en los dos últimos años, esta tendencia se ha acentuado de forma clara y las empresas de este sector deben adaptarse a ese nuevo escenario para poder satisfacer las necesidades del cliente de la mejor manera posible.
Por otra parte, la globalización también ha contribuido de forma decisiva a esta tendencia puesto que cada vez es más común que se compre en cualquier lugar del mundo, sea cual sea el producto, siempre buscando que se obtenga la mayor satisfacción posible y si esta viene de otro lugar del mundo cada vez es menos un problema.
Este es el llamado e-commerce en el que diversas empresas, en especial Amazon, han adquirido una extraordinaria relevancia en el panorama mundial, pero no solo esta, sino que existen muchas otras que se han especializado en este sector con notable éxito. Esto se debe a que gracias al comercio electrónico pueden expandir la base de sus clientes, en especial a mercados geográficamente lejanos a los que de otra forma sería imposible llegar. Otra de las mayores ventajas es que se puede vender las 24 horas del día y todos los días de la semana a unos costes reducidos. Además, también mejora la relación con el cliente que es mucho más fluida y las campañas de marketing en las redes sociales cobran una gran importancia, algo que tampoco genera grandes costes.
En particular, en el sector de la alimentación es cierto que siempre seguirá habiendo establecimientos físicos porque hay muchos consumidores que les gusta elegir sus productos personalmente, pero las grandes empresas del sector ya están implementando y mejorando sus sistemas informáticos para adaptarse a la creciente demanda online, adaptándose así al mercado. Otras muchas están logrando hacerse un hueco en este sector tan competido gracias al aprovechamiento de estas circunstancias, dedicándose en exclusiva al comercio de comida online que está claramente en auge. Esta especialización es la clave del éxito de multitud de empresas del sector.
Algo similar ocurre en la industria de la moda en el que gigantes como Inditex han apostado de forma decidida por el e-commerce debido a que consideran que es el futuro, aunque sin descuidar sus tiendas físicas. Este sector es uno de los grandes exponentes del comercio electrónico por la comodidad que genera a los usuarios lo que hace que se estén empezando a sustituir tiendas físicas por tiendas e-commerce generando una magnífica oportunidad de la que ya muchas empresas se están beneficiando.
La tendencia se acentúa más incluso en otros sectores como el cultural o el tecnológico en el que comprar en un establecimiento físico no genera prácticamente ninguna utilidad adicional al consumidor, por lo que en estos sectores es imprescindible emprender estas reformas y cambios para poder subsistir y al tratarse en sectores en alza, la importancia del e-commerce cobra aún mayor importancia.
Todo ello hace que las empresas de bienes y consumo deban adaptarse al nuevo escenario que se ha presentado y, como ha ocurrido a lo largo de la historia, se creen grandes oportunidades de negocio en las que las empresas que menos tarden en adaptarse y que lo hagan de la forma más efectiva y eficiente tendrán altas posibilidades de enriquecerse. Al mismo tiempo, quien no logre adaptarse se quedará atrás y su negocio tenderá a desaparecer o, al menos, será más residual.