Cuenta con un Risk Advisory en tu empresa y comienza a tomar mejores decisiones

En el ejercicio del asesoramiento y la supervisión juega un papel fundamental la figura del Risk Advisory. Las organizaciones que trabajan con un Risk Advisory cuentan con una ventaja competitiva frente a sus homólogas que es indudable, puesto que tratará de gestionar los riesgos asociados a la propia actividad del negocio. Un control exhaustivo de los sistemas, procesos y personas previene daños potenciales y construye relaciones más sólidas con los clientes, socios, inversores y otras partes interesadas.

RIESGOS DE SISTEMAS Y SEGURIDAD

Una de las áreas que más riesgos presenta en una empresa son las amenazas cibernéticas, ya que las organizaciones operan en un entorno global altamente interconectado.

Una auditoria en seguridad informática se asegurará de que los servidores, sistemas informáticos y datos personales y del propio negocio se encuentran a salvo, evitando así riesgos y sanciones que deriven en un futuro en daños económicos, reputacionales o regulatorios, entre otros.

Un sistema informático adecuado y eficiente presenta cuatro elementos clave del procesamiento: confidencialidad, integridad, disponibilidad y autentificación. Para alcanzar todos ellos, se prestan servicios de (i) revisión y diagnóstico del nivel de madurez de los procesos, (ii) gestión del dato y de los activos de software, (iii) planificación de objetivos de seguridad y diseño de estrategias, (iv) desarrollo de aplicaciones, (v) directrices de actuación y (vi) cumplimiento de estándares de seguridad nacionales e internacionales (ENS/ISO).

RIESGOS FINANCIEROS

Con la finalidad de alcanzar cierta estabilidad financiera y liquidez, las organizaciones pueden beneficiarse en gran medida de los servicios que brindan los Risk Advisory. Éstos elaboran manuales de procedimientos, políticas internas, informes de seguimiento y modelos de gestión para abordar los numerosos desafíos de la gestión de riesgos financieros.

Las áreas de trabajo que se ven más expuestas son:

  1. Área de gestión del riesgo empresarial, de liquidez, crediticio y operacional.

El Risk Advisory desarrolla labores de identificación, análisis, evaluación, prevención, estrategia, respuesta y seguimiento de las medidas correctivas.

  1. Área de tesorería y mercado de capitales.

Se prestan servicios de asesoramiento para la anticipación y adaptación a cambios en los modelos de negocio y necesidades de capital.

  1. Área de estructura financiera.

Se asiste en la gestión global del riesgo y la confección de acuerdos de financiación.

RIESGOS OPERACIONALES

En la carga operativa diaria, las empresas se relacionan con sus empleados, proveedores, clientes o la administración por lo que deviene fundamental crear comunicaciones confiables sobre el control interno y el propio desempeño del negocio para conseguir generar sinergias entre todos ellos.

En este sentido, se acompaña a las empresas en la revisión de las relaciones con terceros como los servicios subcontratados, a optimizar las cadenas de suministro, en la elaboración de informes de sostenibilidad, desarrollo de soluciones de gestión de la tecnología, análisis y valoración de los datos extraídos e impulso del desempeño comercial.

En definitiva, los Risk Advisory ayudan a comprender los riesgos del negocio a través de la supervisión, control y auditorías internas permitiendo así a los responsables de las organizaciones, la toma de decisiones de manera más informada e inteligente en aras de obtener el máximo retorno de las oportunidades que se presentan.