Situación legal del gobierno corporativo en España

El “gobierno corporativo” es una compilación de normas que controlan internamente la actividad de una sociedad. Esto no abarca únicamente los estatutos que forman las reglas básicas de la empresa, sino que, además, se articulan las directrices para llevar a cabo las relaciones externas con el mercado en su conjunto.  Un buen sistema de gobierno corporativo generará una estructura saludable en la empresa que permitirá la toma de decisiones estratégicas para lograr un aumento de valor y de la competitividad.

Es recomendable que todas las empresas tengan estas medidas de control, sin embargo, se vuelve determinante para las sociedades cotizadas ya que las directrices dirigen los intereses de los accionistas y del órgano directivo.

En los últimos años, las medidas de gobierno corporativo se han incrementado las exigencias de transparencia, veracidad, buenas prácticas y comportamiento empresarial responsable por parte de la empresa, inversores y todos los agentes que interactúen en las relaciones. Esto deviene porque no solo sirven para conocer los indicadores financieros, sino que también ayudan a conocer como se ha llegado a esos resultados.

Resulta pertinente esclarecer la diferencia entre gobierno corporativo y cumplimiento normativo, mientras que el primero tiene por objetivo generar transparencia y confianza en las relaciones de la empresa y externos, el segundo se encarga de asegurarse el cumplimiento de las directivas y normas para una exitosa gestión empresarial.

La normativa aplicable sobre el gobierno corporativo, principalmente gira en torno al Código de buen gobierno de las sociedades cotizadas, aprobado por la Comisión Nacional de Valores, cuya última versión es del año 2020. Dicho Código contempla tres pilares fundamentales, los aspectos generales, la junta general de accionistas y el consejo de administración y tiene como objetivo asegurar el funcionamiento de la estructura de las empresas españolas y obtener unos resultados orientados al éxito.

Serán asimismo de aplicación, a nivel nacional, la Ley de Sociedades de Capital, la Ley de Auditoría de Cuentas y la Ley 11/2018 sobre información no financiera y diversidad, a nivel europeo existen directivas que deberán utilizarse y tenerse en cuenta, así como un Código de buen gobierno para bancos y fondos de inversión. Cabe asimismo hacer mención a los principios de Gobierno Corporativo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Europeos junto con el G20 que proporcionan directrices a los mercados de valores, a los inversores, a las empresas y a otros agentes económicos que intervienen en el desarrollo de un buen gobierno corporativo.