Lo que necesitas saber sobre la Auditoría Operativa

La auditoría no es más que un examen o juicio crítico y sistemático realizado por un grupo de profesionales independientes del sistema auditado, a efectos de generar una opinión y generar valor a efectos del correcto funcionamiento de las empresas.

La parte más importante dentro del marco de la auditoría operativa es conocer los objetivos marcados por la dirección de la entidad para su sometimiento a examen su operativa donde se detectarán o preverán los puntos débiles que afectan a los objetivos de la empresa.

En muchas ocasiones, no se tiene un punto de vista crítico desde las fuentes internas de la organización, por lo que se hace imprescindible la intervención de la figura del auditor interno para poder mitigar los puntos débiles de la empresa, configurándose el control interno como uno de los puntos esenciales para la mejora continua de la organización en términos de efectividad y utilidad.

Una vez identificadas las deficiencias que pueden surgir del control interno, origina la necesidad de hacer hincapié en posibles reajustes de la actividad dentro de la planificación, control y contabilidad.

¿Cómo te puede ayudar un auditor?

  • Reformular los objetivos y estrategias de la actividad empresarial, sobre los tiempos de logro y sobre cómo van a determinarse los resultados.
  • Examen a detalle de las transacciones, a efecto de valorar calidad, periodo correcto y costo.
  • Los auditores ofrecerán recomendaciones, siempre y cuando se encuentren convencidos de todo lo que se requiere tras su examen.
  • Informe de resultados al órgano directivo
  • Evaluación de eficiencia y eficacia de las operaciones de la organización.

Por todo lo anterior, es importante que si tras detectar cualquier problema en el funcionamiento de la organización y hacer cambios drásticos, se recomienda previamente pasar por este tipo de auditoría para buscar siempre la mejor forma de mitigar problemas en detrimento de las soluciones más eficientes para la empresa.

La Auditoría Operativa en las Entidades Hoteleras como elemento de valor para la mejora de la gestión y los resultados

Sin duda, la pandemia originada por el Covid-19 ha azotado fuerte sobre la economía dentro del sector hotelero, lo que origina que ante la disminución de los ingresos y los malos resultados del ejercicio haga necesario evaluar la situación para poder reorientar objetivos y estrategias tendentes a reconducir el horizonte del negocio.

Por ello, la auditoría operativa que realizan profesionales conocedores del sector turismo y de forma totalmente independiente, se configura como una herramienta que puede aportar valor tendente a la mejora de la gestión y en consecuencia de los resultados económicos de la actividad.

Cabe señalar que la auditoria operativa es capaz de evaluar de forma objetiva e independiente el grado de eficiencia que se logra por los procesos de gestión, así como la aplicación de los recursos técnicos y humanos en las actividades de la entidad hotelera tendente a cumplir con los objetivos marcados por la dirección u órgano de gestión.

La auditoría operativa es una apuesta como medio para generar valor a los objetivos que se establecen por parte de los órganos directivos de la entidad hotelera, pues contar con un aliado que adecúe dichos objetivos para que respondan positivamente en términos de eficiencia a efectos de consecución de logros, metas y resultados.

Dicho aliado no es más que la figura de un auditor que pueda realizar conclusiones y propuestas de mejora que redundarán en el fortalecimiento de la actividad hotelera, así como el equilibrio de ingresos, calidad y oferta para los clientes.

En conclusión, la auditoría operativa se configura en las entidades hoteleras como un elemento imprescindible para poder generar valor añadido en el órgano directivo para poder facilitarle un análisis amplio de la situación de su negocio y poder ofrecer propuestas de mejora tendente a cumplir con los objetivos marcados.

Servicio de auditoría en cumplimiento normativo para tu empresa

El sector legal está en constante cambio apareciendo nuevas figuras jurídicas con cierta asiduidad, generando la necesidad de que nuestra empresa tenga que estar a la vanguardia normativa ante una legislación cambiante y tener un buen servicio de “compliance”

En primer lugar, el cumplimiento normativo hace referencia al establecimiento de mecanismos internos dirigidos a la prevención, gestión control y reacción de una empresa, permitiendo adaptar las organizaciones a las obligaciones legales existentes a través de un proceso eficiente y un coste adecuado.

Pero, para que surta efecto lo anteriormente expuesto, resulta necesario contar con un sistema que se adapta a una serie de extremos tales como:

  • Adaptación Efectiva, en tanto en cuanto es necesario que la auditoria se adecue a la empresa en concreto, atendiendo a su tamaño, al sector y, cuantas otras circunstancias concurran en la misma.
  • Eficiencia, lo cual permite reducir los costes y, priorizar las actividades más significativas del sector al que se dedica la organización.
  • Mantenimiento, componiendo un sistema para la gestión fácil y sencillo al servicio de la organización.
  • Integración del cumplimiento normativo como seña de identidad de la empresa.

Desde Legalnet damos respuesta a las empresas que precisan dar respuesta a las obligaciones que son de obligado cumplimiento así como las que las empresas desean cumplir voluntariamente dentro de un marco de buenas prácticas o códigos sectoriales, ejerciendo las tareas esperadas de un compliance officer.

LA IMPORTANCIA DE CONTAR CON UNA AUDITORÍA DE PROCESOS

La auditoría de procesos puede definirse como aquel tipo de auditoría que permite evaluar los sistemas de control y verificación con el fin de que se cumpla los rendimientos y eficiencia esperados por la empresa.

Para conseguir la satisfacción del cliente es necesario que se realice un trabajo meticuloso y programado, por lo que es necesario que se analicen una serie de aspectos tales como, la evaluación de los sistemas de control, la verificación de procedimientos y normas, el desempeño operacional y los planes de objetivos y políticas.

Sin embargo, la cuestión más relevante en esta materia es el cómo ha de llevarse a cabo la auditoría de procesos.

Para ello, desde Legalnet  tenemos muy en cuenta actuar bajo la siguientes premisas:

  • Mapeo de procesos, lo que permite estudiar cada una de las circunstancias que puede envolver a la empresa, transformándolas una vez designados los procesos en flujos de tareas permitiendo, por tanto, la identificación de riesgos.
  • Es en este momento, una vez identificados los riesgos inherentes cuando ya se puede analizar los controles internos, reduciendo notablemente la posibilidad de errores y tras esto, ha de realizarse pruebas de distinta índole como pueden ser la observación, el examen físico o la validación.

Por tanto, con la auditoría de procesos podremos dar a conocer cuáles son los fallos de una empresa y cómo se pueden mejorar, adaptándose a los principios de eficiencia y competitividad en su mercado, mitigando las debilidades y amenazas estructurales de nuestra empresa en detrimento de las fortalezas y oportunidades de desarrollo de la empresa.

Desde Legalnet contamos con profesionales que llevan años ayudando a las empresas a adaptar sus sistemas de control del rendimiento, haciendo que las empresas puedan generar mejores resultados y mejorar su toma de decisiones mediante auditorías de procesos.