Estados financieros intermedios en las PYMES

Como ya hemos comentado en publicaciones anteriores, los estados financieros intermedios son aquellos informes que se realizan en un plazo menor de un año, generalmente por grandes empresas o sociedades que cotizan en bolsa.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte y debido a la crisis económica se viene recomendando su utilización también a pequeñas empresas, ello con el fin de que estas no se encuentren al final del ejercicio con una situación insalvable y sin tiempo de reacción. Así la utilización de este instrumento les posibilitaría la aplicación de políticas y medidas económicas o financieras de corrección adecuadas en cada momento.

Realizar unos estados financieros intermedios fiables ayudaría a la gerencia de la sociedad tanto de una empresa pequeña o mediana como de una gran empresa, a tener una información económica, financiera y contable real de la sociedad. Ello sería un instrumento útil e imprescindible para llevar un mejor control de los costes y gastos más significativos, valorar el desempeño actual de la empresa y tomar decisiones sociales a tiempo, en definitiva, anticiparse a la evolución societaria.

Así, queremos resaltar que, aunque los estados intermedios financieros se utilicen principalmente en empresas con un gran volumen de facturación, ello no es óbice para que se empiece a implantar en pequeñas y medianas empresas puesto que, aunque pueda parecer en un principio un gasto incensario, a la larga puede ser la clave para la supervivencia de una pequeña o mediana sociedad.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de estados financieros intermedios?

Este nuevo término está tomando cada vez más relevancia en el circulo societario actual, lo que nos lleva a preguntarnos ¿Qué son estos famosos estados financieros intermedios?

Sin ir más lejos son aquellos informes financieros que se realizan en un plazo menor a un año, normalmente de forma trimestral, con el objetivo de proporcionar a los usuarios información actualizada sobre el estado de una sociedad. Mayormente se realizan en sociedades que cotizan en bolsa o aquellas grandes empresas con un gran volumen de negocios que realizan este tipo de informes para mantener al día a sus socios e inversores.

Estos informes generalmente no son obligatorios ni se auditan, por lo que su formato es mucho más resumido, puesto que su objetivo es informar sobre el desempeño financiero en un periodo determinado de tiempo.

A pesar de las ventajas que ofrecen, también tienen desventajas puesto que ofrecen una imagen de la empresa que no es real, puesto que solo contempla la situación de un corto periodo de tiempo, por ello debe contemplarse a la luz del informe contable anual que es el que refleja el estado real de la empresa.

Queremos concluir así, que este tipo de informes intermedios son útiles para inversores y socios, que pueden tener una idea de la situación actual de la empresa, pero ello no debe tomarse como definitivo puesto que, como hemos dicho, habrán de interpretarse conjuntamente con los informes anuales.