Los informes de auditoría de procedimientos acordados como opción para PYMES

Las PYMES -que son aquellas sociedades que poseen entre 1 y 250 empleados- por lo general, no tienen la obligación de auditar sus cuentas anuales o estados financieros, salvo que superen los límites fijados legalmente.

Sin embargo, el hecho de no tener la obligación de auditarse no significa que para estas sociedades no sea importante revisar su información financiera mediante un informe de un experto, ya que, con ese informe, estas sociedades pasarán a estar en una mejor situación a la hora de solicitar subvenciones y beneficios fiscales, incluso es bastante beneficioso a la hora de informar a sus socios sobre su información contable.

Para satisfacer el deseo de estas sociedades, que como hemos mencionado, no tienen la obligación de auditarse, existe la figura del encargo de procedimientos acordados, mediante el cual se contrata a un auditor para que aplique determinados procedimientos acordados previamente con el cliente, cuya naturaleza es similar a los procedimientos de auditoria.

Debemos aclarar que los procedimientos acordados no son una auditoria ni una revisión limitada, y por ello, el auditor no expresa ninguna opinión acerca de la información que revisa. En estos casos, hablamos de “auditor”, pero siempre teniendo presente que no estamos ante una auditoria en sentido estricto, tal y como acabamos de anunciar.

El hecho de que el auditor no vaya a expresar ninguna opinión propia es debido a que el objetivo de los procedimientos acordados es emitir un informe acerca de los hechos concretos detectados, limitándose a informar sobre tales hechos concretos.

En resumen, la sociedad que encarga la realización del Informe de Procedimientos Acordados es la que define junto con el auditor, los procedimientos que se llevarán a cabo para lograr el objetivo deseado. Estos procedimientos podrán centrarse en determinadas partidas concretas, estados financieros o incluso en un conjunto de estados financieros y por ello, suponen para la sociedad un coste mucho más reducido del que supondría realizar una auditoria o una revisión limitada y a su vez, constituyen una ventaja dentro del mercado financiero, ya que les permiten conocer en profundidad su situación financiera.

Para llevar a cabo estos servicios se deberá atender a lo establecido en la Norma Internacional de Servicios Relacionados (NISR 4400), que viene a establecer normas acerca de la responsabilidad profesional del auditor en aquellas ocasiones en las que ejecuta un encargo de realización de procedimientos acordados.

El auditor procederá a desarrollar un informe de hechos observados, siendo los usuarios del informe, es decir, la sociedad, los que por sí mismos deben obtener sus propias conclusiones acerca de los hechos detectados por el auditor.

Por último, debemos destacar que los Informes de Procedimientos Acordados deben restringirse a aquellos que han participado en el acuerdo y encargo de los procedimientos a desarrollar, ya que, de lo contrario, aquellas personas ajenas a los procedimientos pactados podrían interpretar de forma errónea los resultados contenidos en dicho informe. Para evitar estas situaciones según la NISR 4400, el informe deberá describir el propósito y detallar los procedimientos acordados, permitiendo así al lector comprender el alcance del referido informe.