La Auditoría Operativa en las Entidades Hoteleras como elemento de valor para la mejora de la gestión y los resultados

Sin duda, la pandemia originada por el Covid-19 ha azotado fuerte sobre la economía dentro del sector hotelero, lo que origina que ante la disminución de los ingresos y los malos resultados del ejercicio haga necesario evaluar la situación para poder reorientar objetivos y estrategias tendentes a reconducir el horizonte del negocio.

Por ello, la auditoría operativa que realizan profesionales conocedores del sector turismo y de forma totalmente independiente, se configura como una herramienta que puede aportar valor tendente a la mejora de la gestión y en consecuencia de los resultados económicos de la actividad.

Cabe señalar que la auditoria operativa es capaz de evaluar de forma objetiva e independiente el grado de eficiencia que se logra por los procesos de gestión, así como la aplicación de los recursos técnicos y humanos en las actividades de la entidad hotelera tendente a cumplir con los objetivos marcados por la dirección u órgano de gestión.

La auditoría operativa es una apuesta como medio para generar valor a los objetivos que se establecen por parte de los órganos directivos de la entidad hotelera, pues contar con un aliado que adecúe dichos objetivos para que respondan positivamente en términos de eficiencia a efectos de consecución de logros, metas y resultados.

Dicho aliado no es más que la figura de un auditor que pueda realizar conclusiones y propuestas de mejora que redundarán en el fortalecimiento de la actividad hotelera, así como el equilibrio de ingresos, calidad y oferta para los clientes.

En conclusión, la auditoría operativa se configura en las entidades hoteleras como un elemento imprescindible para poder generar valor añadido en el órgano directivo para poder facilitarle un análisis amplio de la situación de su negocio y poder ofrecer propuestas de mejora tendente a cumplir con los objetivos marcados.