Principios y generalidades de la auditoria interna

La innovación tecnológica, la eficiencia en los procesos o la búsqueda de la transparencia son elementos cada vez más demandados en las organizaciones y ello hace esencial contar con sistemas de controles internos adecuados mediante el examen y evaluación del funcionamiento de la empresa, ¿cómo?, a través de la auditoría.

¿QUÉ DIFERENCIA EXISTE ENTRE LA AUDITORÍA OBLIGATORIA Y VOLUNTARIA?

La diferencia radica en el carácter legal o voluntario. La primera, se produce por imperativo de la norma cuando ésta determina su obligatoriedad en función de las circunstancias de la sociedad (artículo 263.2 de la Ley de Sociedades de Capital) o, por el contrario, no estando obligado a auditar, la organización así lo desea de forma potestativa.

¿EN QUÉ SE DISTINGUE UNA AUDITORÍA EXTERNA DE UNA INTERNA?

La auditoría externa o legal hace referencia al conjunto de controles y exámenes promovidos por un requerimiento normativo, cuyo objetivo principal tiende a la verificación de las cuentas anuales a fin de determinar si la mismas expresan la imagen fiel del patrimonio, la situación financiera y los resultados de la organización. La auditoría interna, además de perseguir los fines anteriores, busca minimizar riesgos, eficiencia del funcionamiento de los procesos operativos internos, gestión de los recursos disponibles, canales de comunicación efectiva o gobierno corporativo, entre otros. En definitiva, se trata de gestionar y controlar de manera interna la sociedad para optimizar y rentabilizar el negocio.

¿LA AUDITORIA INTERNA SOLO SIRVE PARA VERIFICAR LAS CUENTAS ANUALES DE LA SOCIEDAD?

No, puesto que, su fin es el de identificar posibles actuaciones incorrectas o incluso, fraudulentas, que puedan poner en peligro la continuidad del negocio. Así, es posible llevar a cabo una auditoría interna en materia de calidad, seguridad laboral, medioambiental, tecnológica o comercial.

¿PARA QUÉ SIRVE UNA AUDITORÍA INTERNA?

Es una herramienta muy ventajosa cuando la empresa crece y adquiere unas dimensiones tan elevadas, que imposibilitan al equipo directivo la supervisión y control de cada uno de los procesos de la compañía. El fin último de la auditoría no es otro que realizar un seguimiento actualizado de la gestión en cada una de las áreas de la organización mediante su análisis y estudio ya que, repercute de manera muy favorable tanto en la sociedad auditada como en todos los que se relacionan con la misma.

¿CÓMO EJECUTAR UN PLAN DE AUDITORIA INTERNA?

Se inicia mediante la comprensión del negocio de la empresa, el sector en el que opera y su estructura organizacional. Una vez recopilados todos los datos, se inicia una fase de planificación y descripción de los procedimientos. Seguidamente, se asignará el equipo auditor compuesto por el auditor líder y el resto de los auditores, todos ellos actuando bajo los principios de objetividad, integridad y confidencialidad. El resultado de la auditoría se materializa en el informe de auditoría. Finalmente, deviene fundamental el seguimiento de las acciones correctivas que se hayan planteado.