Servicio de auditoría: más que un gasto, una inversión

El trabajo de auditoría es habitualmente considerado en el seno de las empresas como un gasto y no como una inversión que a medio plazo puede contribuir a generar valor a la compañía. Esta imagen de la auditoría provoca que muchas pierdan la oportunidad de aprovecharse de los beneficios y las ventajas que, sin lugar a dudas, puede aportarles la figura y el trabajo del auditor.

Para una empresa la auditoría se convierte por tanto en una inversión pues genera más confianza en los mercados. Además, una empresa auditada tiene unos datos económico-financieros mejores, lo que le permite crecer en mayor medida, y además refuerza sus procesos y procedimientos de gestión interna.

Durante mucho tiempo el trabajo de auditoría de cuentas anuales se ha percibido como un trámite con el que hay que cumplir por una cuestión de obligación. Pero pocos consideraban ni tenían en cuenta el gran valor que genera tanto para las compañías auditadas como para el resto de grupos de interés que mantienen algún tipo de relación económica con la misma.

Sin embargo, la confianza depositada en la información financiera que elaboran las compañías revela la importancia de la auditoría sobre todo a la hora de tomar decisiones de forma ágil y eficaz, tanto de inversión como de financiación o endeudamiento. La garantía de calidad en los informes de auditoría es un pilar básico para garantizar la credibilidad de los mercados, fundamental y más necesaria que nunca en tiempos de profunda crisis económica.

En el informe de auditoría se emite una valoración sobre si las cuentas anuales presentan la imagen fiel, y si están libres de errores de incorrección material; además de permitir al auditor obtener un conocimiento profundo del negocio, así como de sus procesos y procedimientos implementados para alcanzar sus metas. Esto es el que permite al auditor aportar valor añadido a la auditoría, con propuestas de mejora y eficiencia de los procesos, que muchas veces se corrigen en el transcurso del desarrollo del trabajo.

Los directivos de cualquier empresa deben asegurarse de que su contabilidad refleja la imagen fiel, porque la gran ventaja que aporta una auditoría de cuentas es la confianza que genera en el sistema financiero; y verán rentabilizado el coste de los honorarios del auditor en el corto – medio plazo; porque más allá de la obligación de realizar una auditoría de cuentas anuales, ésta ofrece un gran valor para las empresas auditadas: mejorando la relación con entidades financieras, clientes o proveedores; así como en su organización y gestión interna.