Resolvemos tus dudas acerca de la Auditoría de Cuentas

Cuando se habla de las auditorías, es normal que aparezcan ciertas dudas, por ello, a continuación, vamos a resolver las preguntas más frecuentes acerca de la auditoría:

¿QUÉ ES UNA AUDITORÍA?

La auditoría consiste en una revisión de las cuentas anuales y estados financieros, por parte de un experto, cuyo objetivo es emitir un informe que garantice la fiabilidad de los documentos que ha revisado, para así poder acreditar ante terceros la veracidad y fiabilidad del contenido de los mismos.

Realmente la auditoría no tiene por finalidad la detección de fraudes societarios, su objetivo es reflejar la imagen fiel de la sociedad, siguiendo la normativa del Plan General Contable.

¿QUIÉN REALIZA LA AUDITORÍA?

El informe de auditoría se debe firmar por un experto independiente, que debe estar inscrito tanto en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas, como en el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas.

Para acceder al Registro oficial de Auditores de Cuentas se deben superar unas pruebas teóricas y prácticas sobre contabilidad, economía y determinadas ramas del derecho, además de acreditar que se posee experiencia profesional de, al menos tres años, en un despacho de auditoría.

¿QUÉ TIPOS DE AUDITORÍA HAY?

La auditoría más común es la auditoría de cuentas anuales, que será obligatoria para aquellas sociedades que superen durante dos ejercicios consecutivos, al menos dos de las siguientes circunstancias:

  • Cifra de activo superior a 2.850.000 euros.
  • Cifra de negocios superior a 5.700.000 euros.
  • Número medio de trabajadores durante el ejercicio superior a 50.

Sin embargo, la auditoria de las cuentas anuales también puede realizarse de forma voluntaria, en aquellos casos en los que las empresas quieran hacerlo, en búsqueda de una total transparencia de cara a terceros, ya sean nuevos inversores, socios o incluso entidades bancarias.

Además, hay otro tipo de sociedades que tienen la obligación de auditar sus cuentas, como sucede con aquellas que emitan valores admitidos a negociación en mercados secundarios de valores, si la entidad se dedica a seguros privados o fondos de pensiones, incluso se puede incluir la obligación de auditar la sociedad en los estatutos de la misma.

¿CÓMO SE REALIZA LA AUDITORIA?

En primer lugar, se realiza la planificación, en la que se establecerá la estrategia que tendrá el proceso de auditoría. El objetivo de esta primera fase será lograr la mayor eficiencia posible.

En segundo lugar, se realiza la ejecución, que es la fase en la que el auditor realiza la auditoría siguiendo la planificación establecida en la primera fase. Además de la información inicialmente proporcionada por la sociedad, los auditores también pueden solicitar más información que consideren relevante.

Por último, se emite el informe con la valoración del auditor y el análisis de las cuentas anuales.

El auditor para lograr su objetivo, exigirá a la empresa y al personal de la misma que colabore activamente.

¿POR QUÉ SOLICITAR LA AUDITORÍA?

En cuanto a las ventajas de realizar una auditoría se destacan las siguientes:

  • La opinión de un experto independiente puede ayudar a conocer mejor el rendimiento y funcionamiento de la sociedad.
  • Con el informe de auditoría es más sencillo el proceso de toma de decisiones en la empresa, ya que se dispone de más información.
  • Las entidades financieras las suelen tener en cuenta a la hora de conceder préstamos o financiar determinados proyectos.
  • Ofrece más confianza en sus relaciones con clientes y empresas.
  • Disminuye significativamente el riesgo de sufrir problemas en el futuro por una mala contabilidad societaria.