Nombramiento Voluntario de Auditor de Cuentas

Según prevé el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital (en adelante, LSC) en su artículo 160, es competencia de la Junta General deliberar y acordar el nombramiento y separación de los auditores de cuentas, así como el ejercicio de la acción social de responsabilidad contra ellos.

En cuanto al plazo para designar auditor, el apartado primero del artículo 264 de la LSC dispone que la auditoría obligatoria deberá llevarse a cabo antes de que finalice el ejercicio a auditar. Sin embargo, el funcionamiento de las auditorías no obligatorias es diferente, puesto que su nombramiento no se somete a un plazo concreto y es competencia del órgano de administración.

Así, gozan de dicha “libertad” aquellas compañías cuyo activo sea inferior a 2.850.000 €, cuya cifra de negocios sea inferior a 5.700.000 € o cuya plantilla media de trabajadores sea inferior o igual a 50.

Para inscribir el acuerdo de nombramiento voluntario de auditor, se precisa aportar en el Registro Mercantil del domicilio social de la sociedad:

  • La certificación del acuerdo de nombramiento, en el cual deberá constar la identidad del auditor o la firma de auditoría, la fecha en que tuvo lugar el nombramiento y el plazo para el que es nombrado.

  • La certificación del auditor en el que se acepta el nombramiento.

No obstante, a pesar de esta circunstancia, el artículo 265.2 de la LSC concede a aquellos socios que representen, al menos, el 5% del capital social el derecho a solicitar del registrador mercantil del domicilio social de la compañía en cuestión el nombramiento de un auditor de cuentas con el propósito de revisar las cuentas anuales de un determinado ejercicio, siempre que no hubieran transcurrido 3 meses desde la fecha de cierre del ejercicio correspondiente. Igualmente, se puede hacer uso de este derecho cuando, a pesar de que la Junta haya nombrado auditor, dicho nombramiento todavía no haya sido inscrito. El nombramiento por parte del registrador se hará con arreglo a lo establecido en el artículo 355 del Real Decreto 1784/1996, de 19 de julio, por el que se aprueba el Reglamento del Registro Mercantil.

De esta manera, y tal y como afirma la Dirección General de Registros y del Notariado en su Resolución 13367/2015 de 18 de noviembre, se refuerza la posición de los socios minoritarios dentro la estructura empresarial mediante el reconocimiento de un derecho a la verificación de la contabilidad social por un profesional independiente.

Ahora bien, en el supuesto de que previamente el órgano competente nombre auditor, pero todavía no hubiera sido inscrito, según la propia DGRN, el socio mayoritario podrá oponerse al derecho del socio minoritario de acudir a la designación de auditor por parte del Registro Mercantil si cumple las dos siguientes condiciones: (i) que la designación sea anterior a la fecha de presentación en el Registro Mercantil de la instancia del socio minoritario solicitando el nombramiento registral de auditor, y (ii) que se garantice el derecho del socio al informe de auditoría, lo cual solo puede ser logrado mediante la inscripción del nombramiento, mediante la entrega al socio del informe en cuestión o bien mediante su incorporación al expediente.

Y ello porque, el hecho de que la verificación de las cuentas anuales sea realizada por un auditor designado por los órganos de la sociedad, no frustra el derecho del socio minoritario en tanto que el auditor realizará su labor con plena responsabilidad, con independencia de quién lo hubiere designado.