El IASB plantea aplazar los cambios a las NIC1 sobre prestación de Estados Financieros

El IASB (International Accounting Standarts Board) es un organismo independiente del sector privado encargado del desarrollo y aprobación de las Normas Internacionales de Información Financiera. Dentro de sus funciones se encuentra la revisión de las modificaciones sobre la clasificación de pasivos como corrientes o no corrientes. Actualmente el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad está planteando la posibilidad de realizar modificaciones a las publicadas en 2020 por la Norma Internacional de Contabilidad Nº1 (NIC 1).

¿A qué se debe esta intención de modificación del actual NIC 1?

Las modificaciones publicadas en 2020 tienen como objetivo principal fomentar la uniformidad de aplicación. Además de esto, también buscan esclarecer los requisitos indispensables a tener en cuenta para determinar si un pasivo es corriente o no corriente. Sin embargo, se han planteado cuestiones en torno al requisito de la hipotética prueba de cumplimiento en la fecha de presentación de la información.

Estas dudas que han generado la necesidad de plantear la cuestión mencionada tienen su origen en que las sociedades clasifican un pasivo como no corriente. Esto se produce siempre y cuando ostenten el derecho de cancelación en los doce meses siguientes al final del ejercicio del que se ha informado.

En este caso las modificaciones acuñadas en 2020 establecen que el derecho a aplazar solo existiría en aquellas empresas que cumplan con los requisitos y condiciones recogidas en el acuerdo de préstamo al final del periodo de información. De esta manera resulta indiferente que el prestamista no deje constancia de su ulterior cumplimiento, basándose por tanto en una prueba hipotética en la fecha de presentación de la información.

Las principales dudas surgen cuando se debe concretar cómo se van a aplicar los nuevos requisitos a la deuda con condiciones futuras, pudiendo estas modificaciones producir un desajuste de la práctica actual y acabar generando una mayor clasificación de deuda como corriente.

En junio de 2021 el Consejo, de forma provisional, decidió modificar la NIC 1 con los siguientes fines:

  • Especificar si el derecho a aplazar la cancelación durante 12 meses está supeditado a que la empresa en cuestión cumpla las condiciones después del periodo de información. Esta medida se establece para que no afecten a la existencia del derecho a aplazar la cancelación tras el periodo de información para poder determinar el pasivo como corriente o no corriente.
  • Recoger nuevos requisitos de información a revelar para aquellos pasivos que se encuentren sujetos a condiciones.
  • Obligar, mediante requerimiento, a las empresas de presentar por separado en su estado de posición financiera aquellos pasivos no corrientes sujetos a condiciones en los próximos doce meses.

Además, hay que destacar que actualmente el Consejo ha considerado lo más apropiado aplazar la fecha de entrada en vigor de las mencionadas modificaciones como mínimo para principios de 2024.

Por ello, las empresas deberán estudiar si es una opción plenamente eficiente y adecuada la adopción anticipada de las modificaciones de 2020, debiendo incluir en la NIC 8 aquella información revelada sobre las modificaciones publicadas, aunque sigan sin estar vigentes, en los próximos informes de estados financieros anuales.

En Legalnet contamos con los mejores expertos y consultores en materia de asesoramiento financiero. Ante cualquier cuestión, no dudes en ponerte en contacto con nosotros visitando nuestra sede en Paseo de la Castellana 30 de Madrid o llamando al 91 314 90 16.